El Gran Capitán, Itaipú y Ciudad del Este


A dos semanas de la travesía que me llevó recorrer la Mesopotamia argentina en tren con El Gran Capitán, recién ahora me siento con la posibilidad de dejar algunas anotaciones y observaciones del viaje. A veces la inmediatez atenta contra un texto elaborado, pero el paso el tiempo también afecta al relato fresco. De una manera u otra, me debía un breve resumen de la experiencia.

Rumbo a Misiones

El viaje en El Gran Capitán dista de ese confort que uno ve en los comerciales de los trenes a Mar del Plata. Sus butacas no son confortables, el baño es una letrina que apunta de forma directa a las vías, y el comedor es simplemente un mostrador de un precario buffet.



La gran mayoría de sus pasajeros son familiares y habitantes de los pueblos que atraviesa El Gran Capitán en sus paradas intermedias en Entre Ríos y Corrientes. Hay pocos turistas que buscan el espíritu de aventura, algún hippie extraviado y muchas familias. Administrado por la empresa Trenes Especiales Argentinos, el coste del pasaje, unos 180 pesos el más caro, pesa más que las treinta y dos horas de viaje que utiliza la locomotora para unir Buenos Aires con Posadas. Que dicho sea de paso, el trayecto hacia la capital de Misiones se completa en un omnibus de línea urbana, debido a las inundaciones que afectan las vías en el último tramo.

Además, aunque el sitio web muestre servicio de dormitorio con aire acondicionado, cuando viajé sólo se encontraban disponibles dos tipos de boleto: clase turista, con asientos de un solo cuerpo, y primera, con butacas individuales. Actualización: Pablo nos cuenta en los comentarios que los dormitorios y el pullman se encuentran disponibles en temporada alta, de diciembre a marzo.

¿Vale la pena el viaje? Si sos amante de los trenes, te fascina ver la inmensidad de los paisajes argentinos y no tenes apuro, El Gran Capitán es tu opción. Las paradas en Basavilvaso o Paso de los Libres duran entre treinta y sesenta minutos, permiten conocer un poco las inmediaciones de estos pueblos.

No obstante, el regreso fue en micro: otras treinta y dos horas en tren es demasiado.

De paso, si les interesa, pueden ver el relato tuitero del viaje en #ElGranCapitan, seleccionado en un Storify.

Itaipú, la maravilla del mundo moderno

La represa más grande del mundo occidental estaba dentro de las paradas obligadas que tenía mi viaje. Podía tolerar un día nublado en mi visita a las Cataratas, pero no quería perder la oportunidad de conocer esta obra de ingeniería.

Dejo de lado el tema del impacto ambiental y los enormes gastos financieros que insumió su construcción, no en el afán de minimizar el asunto, sino por el simple hecho que es una obra de ingeniería admirable. El análisis profundo y detallado insume otro enfoque, del que soy consciente pero que no me detendré en esta ocasión.

Para llegar a Itaipú descarté la opción de pagar un tour guiado: cuestan unos 100 pesos, y van al mirador del lado paraguayo, que es con entrada gratuita.

Un colectivo a Foz nos dejará en la terminal de colectivos urbanos del lado brasileño. Allí hay una línea que va directo a Itaipú Dam, en el cual viajan muchos estudiantes: al lado de la represa hay una universidad.

Del lado brasileño existe la opción de tener una visita especial en español, pero valen 50 reales. Se pueden conseguir a mitad de precio si se completa un formulario de registración.

El recorrido dura unas dos horas y media, y permite conocer el interior de esta inmensa obra que ostenta el record mundial de generación anual de energía, con 94.684.781 MWh. Ya no es la represa más grande, ya que la supera la obra china de las Tres Gargantas, pero aún mantiene su mayor capacidad de producción energética gracias al caudal constante del Paraná.

La ciudad de la frontera caliente

Ciudad del Este era otro de los puntos obligados de mis vacaciones. Me tocó un lindo domingo para recorrer sus calles, pero era un momento en donde los shoppings que más me interesaba recorrer estaban cerrados: Vendome, Lai-Lai y Jebai. Bueno, al septimo día descansó, reza el lema, y así fue que me dediqué a mirar otras tiendas cercanas.

La famosa frontera caliente la crucé caminando, luego de tomar un colectivo urbano desde Puerto Iguazú hasta el final de recorrido en Foz.

En tierras paraguayas, la moneda oficial no sirve de mucho, y los comerciantes fijan el cambio de forma arbitraria. Algo leí en un post del blog de John Cross, que sólo había que llevar dólares, euros y reales. Mucho caso no le hice: ¡llevé guaraníes y pesos!

Como no pude visitar las tiendas marcadas como recomendables, no me quedó otra opción que contentarme con lo que había. Aún en un domingo, en donde se advierte que la actividad febril de la ciudad disminuye pero no desaparece, los vendedores ambulantes y comerciantes se disputan la atención de los peatones y turistas.

Hay de todo, pero tal vez fui con expectativas altas: hay algunos productos que ni valen la pena comprar. O sea, se consiguen precios más bajos, pero no son descuentos para nada alocados. Tengan en cuenta que fui en un día con una menor actividad comercial, que me impidió conocer muchos más locales.

En otro punto, en todo hay que negociar y regatear. Y eso, la verdad, me fastidia de sobremanera.

Respecto a las curiosidades de las tiendas, lo que más me llamó la atención fueron las vendedoras de Casa China: ¡vestidas de rojo o negro, con minifaldas y tacos!

Los desafíos de los viajes solitarios

Lo había intentando en otra ocasión, en una visita a Puerto Madryn, y me aburrí olímpicamente. Esta vez, sin las absurdas limitaciones de acceso a Internet (¡me encanta estar conectado!), el viaje a la Triple Frontera me encantó. Por supuesto, me desconecté de la casilla laboral de correo electrónico, y me dediqué a cumplir los puntos de interés que me interesaba conocer. Me saqué las ganas de viajar horas y horas en un tren, sin lujos y sin apuros.

¿Dudas? ¿Consultas? Dejen sus comentarios en el post, y les responderé con gusto, de nada 🙂

Published by Guillermo Tomoyose

Journalist at lanacion.com

2 thoughts on “El Gran Capitán, Itaipú y Ciudad del Este

  1. Guillermo, muy bueno!!!
    Ya había seguido lo del twitter, y esperaba este artículo.

    Excelente.

    Una sola aclaración: los servicios Coches Dormitorio / Camarotes, Pullman (que viene a ser igual que el Primera pero con Aire Acondicionado) y Restaurant, funcionan únicamente a partir del 15 de Diciembre hasta el 15 de Marzo (temporada alta). Me lo informaron la semana pasada en las boleterías de la estación Federico Lacroze, en el barrio de Chacarita.

    Abrazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: